Treintañera en crisis.

by - agosto 25, 2014

Hasta los 35. Hasta los 35 todo iba bien. Todo controlado. De estudios superiores, con un buen trabajo y reconocido, independiente. Conviviendo en pareja, -como el club de las mujeres poderosas manda, nada de casarse ni atarse-. Con una perfecta talla 36 y unos bonitos pies capaces de aguantar el más mortal de los tacones. Todo perfecto ¿perfecto?

Pues no. Porque ni estaba todo tan bien antes ni tan mal ahora. Sí es cierto que he pasado a engrosas la lista de amas de casa  a tiempo parcial, trabajadoras y casadas. Que ya me llaman señora –menos en el trabajo que me llamarán “señorita” hasta el día que me jubile, ventajas que una tiene-. Pero soy muy feliz con la vida que llevo  y me siento muy querida y arropada por todos los míos. ¿Entonces?

Que las cosas que he hecho y no esperaba hacer ni son malas ni son lo que me pesa. Son las cosas que nunca hice las que me tienen en un runrún… una voz me dice hazlo ahora, que pronto tendrás 40 años y será demasiado tarde…. Como si a los 40 se fuese acabar el mundo, o mi mundo. Estoy estresada y aterrada ante la idea de no hacer lo que siempre soñé y creo que ha llegado el momento de hacerle frente.


Por un lado me gustaría ampliar los conocimientos de estética y maquillaje con cursos especializados, algunas clases, no necesariamente tituladas. Cuando se me ocurrió hacerlo mi padre decía que maquilladoras había muchas y o que era la mejor o me iba a morir de hambre. (Claro, los estudiantes de Historia han acabado montados en el dólar...) El caso es que me decía que un trabajo fiable, seguro y que nunca me iba a saltar era maquillando muertos…. Como comprenderás se me quitaron las ganas durante muchos y muchos años…. Hasta que volví a recordarlo al crear el blog.

Por el otro siempre quise ser Periodista. Me encanta escribir, eso se sabe y se nota.  Con 16 años colaboraba en “Ultimo Distrito” la revista del barrio, que contaba con 15.000 ejemplares de tirada ¡Para mí eran muchísimos! Pero me quedé en las puertas en Selectividad. 0,22 décimas  y por no perder un año decidí estudiar Historia y luego pasarme. Resultado: ni acabé Historia ni me apunté-.


Ahora cuando faltan dos años para los temidos 40 –sí, esos en que tendré que reconocer que soy una “adulta responsable de una vez” y que acabaran con mi mundo jajajajajaja-. He decidido que es hora de retomar sueños, que nunca es tarde, pero que es ahora o nunca. No sé cómo me irá en la nueva aventura y lo que tendré que sacrificar- aparte de tiempo- para ella. Pero es algo que siento que debo hacer de una vez por todas.

Así que siento si esto significa menos tiempo para dedicarle al blog o a las redes sociales. Intentaré ir compensando pero es muy difícil. Ya tú sabes….

Espero que me perdones el tostón porque en resumen era solo para avisarte que si bien el blog no desaparece vamos a bajar el ritmito un poco… 

Y ahora te tengo que dejar. Debo de forrar mi carpeta de apuntes con “el macizorro del jueves” ¿Todavía se hace eso? Madre que dura es la vida del pre-universitario….

Gracias como siempre por estar ahí. ¡Deséame suerte!



You May Also Like

29 comentarios

Tus comentarios son un regalo que recibo con mucha ilusión. Por favor, no dejes links ni hagas spam. Intentaré devolverte la visita en cuanto pueda

cc

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.